Mundo
9 agosto, 2018

Según los autores, el investigador Bernardo de Almeida Halfeld-Vieira y la becaria de postdoctorado Michelli de Souza dos Santos, “el interés en la utilización de microorganismos benéficos en la cultura de la caña de azúcar viene aumentando significativamente”.

Una investigación de Embrapa Medio Ambiente (Jaguariúna, SP) analiza la compatibilidad de microorganismos benéficos, denominados de activos biológicos, con agroquímicos (insecticidas, fungicidas y promotores de crecimiento vegetal) en el incremento de la producción de caña de azúcar.

El trabajo tuvo como principales objetivos determinar la compatibilidad entre activos biológicos bacterianos y productos utilizados en las mudas pre-brotadas en el sistema de producción de caña de azúcar, y también la compatibilidad mutua entre las bacterias diazotróficas (diferentes géneros de bacterias que además de fijar N2atmosférico, también promueven el crecimiento de plantas por la producción de hormonas vegetales y la disponibilidad de otros nutrientes como el fósforo) y una cepa osmotolerante, especialmente desarrollada para conferir mayor tolerancia de plantas a la sequía.

Según los autores, el investigador Bernardo de Almeida Halfeld-Vieira y la becaria de postdoctorado Michelli de Souza dos Santos, “el interés en la utilización de microorganismos benéficos en la cultura de la caña de azúcar viene aumentando significativamente junto al sector sucroenergético , teniendo como principal objetivo componer sistemas de producción más sostenibles “, subrayan. De este modo, el uso de productos químicos podría disminuir.

De acuerdo con ellos, “estos productos son utilizados por los productores en mudas pre-brotadas de caña de azúcar. Por lo tanto, la compatibilidad de estos activos biológicos con los principales productos en uso se configura de importancia para la inserción de los activos biológicos al sistema productivo.

En el caso de los microorganismos benéficos con este potencial, algunas bacterias son consideradas como activos biológicos que pueden promover avances en el sector, trayendo ganancias económicas y ambientales. En este contexto, las bacterias fijadoras de nitrógeno en gramíneas son consideradas como susceptibles de ofrecer ganancias a esta cultura, cuando se combinan en un pool que contiene varias especies bacterianas.

También estudió la compatibilidad entre la cepa osmotolerante  B. aryabhattai  y otras bacterias fijadoras de nitrógeno. Michelli afirma que ” en fin de ser incorporados en la diazótrofos piscina, la cepa  B. aryabhattai  no debe producir compuestos que inhiben el desarrollo de estas bacterias , y viceversa, debido a que el antagonismo entre estos culminan en no establecer una o más biológico activo en la planta, interfiriendo en la obtención del resultado esperado.

El trabajo fue publicado en el Boletín de Investigación y Desarrollo 77, disponible en  la página Embrapa Medio Ambiente  para descargar.

Fuente: grupocultivar.-

MÁS NOTICIAS SOBRE: 

REALIZÁ UN COMENTARIO


*

COMENTARIOS