Mundo
14 septiembre, 2018

En el acumulado de 2018, sector vio los precios caer un 40% y teme impactos de una mayor oferta global.

La Unión de la Industria de Caña de Azúcar (Unica) teme que India anuncie nuevas subvenciones a la exportación para viabilizar la salida de las 10 millones de toneladas excedentes producidas en el país. En caso de ocurrir, el sector brasileño está listo para trabajar junto al gobierno una solicitud de apertura de panel en la Organización Mundial del Comercio (OMC), considerando la situación extremadamente delicada que el mercado de esta cultura enfrenta con una caída del 40% en los precios sólo este año.

El director ejecutivo de la entidad, Eduardo Leão, declara que el movimiento es una herramienta que Brasil tiene para proteger las buenas prácticas comerciales. “Utilizaremos, si es necesario. “Esta postura también está alineada con la Alianza Global de Azúcar (GSA), asociación que congrega a entidades de países productores, responsables de más del 80% de las exportaciones mundiales de productos derivados de la caña, como Australia, Canadá, Tailandia y Guatemala”, afirma.

Según datos de la Asociación de las Usinas de Azúcar de la India (ISMA), la producción de la cosecha 2017/2018, que termina en este mes de septiembre, será de 32,3 millones de toneladas. La previsión para la temporada siguiente es de 35,5 millones de toneladas. Con un consumo interno estimado en 26 millones de toneladas, esto debe implicar en niveles récord de existencias.

Para reducir costos de producción y parte de las pérdidas por la exportación, el país asiático hizo obligatorio a las usinas exportar al menos dos millones de toneladas del producto hasta diciembre de 2018 y garantizó precios de la caña de azúcar en el mercado doméstico en la cosecha 2017/2018, considerados, incluso, los más altos en comparación a los practicados en otros países productores.

En este escenario, el mercado ha especulado fuertemente sobre eventual e inminente concesión de subsidios a las exportaciones, ya que históricamente el mecanismo ha sido aplicado por el gobierno indio en los años en que el país presenta excedentes de azúcar, coincidiendo con bajos precios en el mercado internacional .

Según Leão, la India es el segundo mayor productor mundial de la cultura y la volatilidad frecuente de su producción trae fuertes inestabilidades al mercado global. “Hemos discutido con el sector privado y el gobierno de ese país formas de cooperación para el fortalecimiento de su programa de etanol a partir de la caña de azúcar, lo que ayudaría a amenizar esa inseguridad de forma más estructural y definitiva”, dice.

El director ejecutivo de Unica ejemplifica la solución usando el caso de Brasil, que va a reducir la producción de azúcar en al menos ocho millones de toneladas, privilegiando el biocombustible. “Este movimiento, que debe repetirse en la próxima cosecha, permitirá un ajuste de oferta y demanda mundial. “No hay, por lo tanto, justificación para cualquier subsidio adicional por parte del gobierno indio”, evalúa Leo. “Pero, si viene, no vacilar en golpear nuevamente a las puertas de la OMC cuestionando esa práctica ilegal”, concluye.

Fuente: UNICA.-

MÁS NOTICIAS SOBRE: 

REALIZÁ UN COMENTARIO


*

COMENTARIOS