Mundo
8 noviembre, 2018

La industria azucarera de Nicaragua mantiene hoy expectativas favorables para la zafra 2018-2019, al proyectar una producción de 17,6 millones de quintales, pese a la sequía y la crisis sociopolítica que vivió el país.

‘Creíamos que las producción sería menor este año por el problema de la sequía y el contexto de inestabilidad político, económico y social que enfrentó Nicaragua desde los meses de abril a julio’, expresó Mario Amador, gerente general del Comité Nacional de Productores de Azúcar.

De acuerdo con Amador, uno de los principales problema que ha tenido el sector en los últimos dos años ha sido una caída en la demanda del consumo a nivel nacional, en torno al cinco por ciento.

Al respecto, indicó que este año poco más de seis millones de quintales quedarán en el mercado local, mientras el resto será destinado para la exportación.

En la actualidad, el quintal de azúcar para la venta ronda los 13,05 dólares en el mercado internacional, donde las cotizaciones del dulce experimentaron un repentino repunte en octubre.

Ello se atribuyó a unas perspectivas de producción negativas en las principales regiones productoras, en particular en la India e Indonesia, fundamentalmente derivadas de fenómenos relacionados con el clima.

Por otra parte, en el Brasil, el mayor productor y exportador mundial del endulzante, indicios recientes apuntan a un aumento de la proporción de la cosecha de caña de azúcar destinada a la producción de etanol, lo cual según analistas respaldó los precios de esta materia prima.

La zafra azucarera en Nicaragua se extiende de noviembre a mayo, una actividad agroindustrial que genera más del 4,0 por ciento del Producto Interno Bruto.

Fuente: Prensa Latina
MÁS NOTICIAS SOBRE: 

REALIZÁ UN COMENTARIO


*

COMENTARIOS