Mundo
14 marzo, 2019

Entre las causas de ese incumplimiento destacan roturas e interrupciones asociadas a los turbogeneradores y las calderas, a la llegada tardía de elementos importados como piezas y neumáticos, a la lluvia en algunas regiones del país, y problemas de eficiencia.

La industria azucarera, durante décadas uno de los principales renglones de la economía en Cuba, parece no levantar cabeza y registra déficits en la molida de caña, con solo un 82% del plan cumplido, admitieron autoridades esta semana.

Según informó el presidente del Grupo Empresarial Azcuba, Julio García Pérez, “hasta la fecha se ha molido menos caña de la que se planificó y el plan se cumple al 82 %”, reseñó el periódico oficialista Granma.

De acuerdo con el directivo, entre las causas de ese incumplimiento destacan roturas e interrupciones asociadas a los turbogeneradores y las calderas, a la llegada tardía de elementos importados como piezas y neumáticos, a la lluvia en algunas regiones del país, y problemas de eficiencia.

García Pérez explicó que al cierre del mes pasado se realizó una “reprogramación” de la contienda que incluyó paralizar algunos centrales ineficientes, reordenar la vinculación en la entrega de caña entre ingenios y reforzar los controles en los centrales.

Al respecto, el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel llamó a recordar la importancia para el país de la producción de azúcar, por ser un renglón exportable; contribuir a la alimentación animal y generar fuentes de empleo.

“Tenemos que continuar defendiendo la producción cañera, a la escala que consideremos adecuada, en dependencia de los estudios del mercado internacional y nuestras demandas internas”, dijo el sucesor de Raúl Castro.

Díaz-Canel pidió a la industria azucarera que trabajara en dos direcciones: una dirigida a mejorar los resultados en lo que resta de campaña; y otra encaminada a organizar la zafra futura.

“Tenemos que crecernos ante las dificultades de esta zafra, aprovechar bien los meses de marzo y abril, atender mejor a la fuerza de trabajo y cumplir con la reprogramación de la molienda que hemos planificado, para mejorar los rendimientos y elevar la eficiencia”, acotó.

Cuba, que necesita unas 700.000 toneladas anuales para satisfacer la demanda del mercado racionado, industrias locales y cuentapropistas, comenzó a importar azúcar desde Francia el año pasado.

La Isla también tiene un acuerdo comercial con China para venderle cada año 400.000 toneladas, pero en 2018 la producción no alcanzó para cubrir el consumo interno y las exportaciones.

En la zafra de 2017-2018, el país produjo poco más de un millón de toneladas de azúcar crudo, lejos de los 1.6 millones que las autoridades del sector se habían propuesto. “Lo que no permitió el cumplimiento de lo planificado”, precisó García Pérez en aquel momento.

Para tener una referencia, en el año 1991 (poco antes del colapso soviético) se alcanzaron en la Isla unos 8 millones de toneladas de azúcar. En la actualidad, la producción azucarera ha quedado rezagada, muy por detrás del turismo, las remesas de los emigrados y la venta de servicios profesionales.

Fuente: periodicocubano.-

MÁS NOTICIAS SOBRE: 

REALIZÁ UN COMENTARIO


*

COMENTARIOS