26 noviembre, 2019

Actualmente, la empresa tiene un total de 225.631 hectáreas agrícolas valuadas en u$s716,7 millones y por la caída de los valores de los campos locales, esta cifra sufrió una reducción del 8,7% respecto al año anterior.

Adecoagro, una de las principales firmas agroindustriales de Latinoamérica, tomó notoriedad este año en el mercado argentino luego de comprar dos plantas procesadoras de leche a SanCor. La compañía informó recientemente los resultados de su balance parcial por el período de nueve meses en el que informó un incremento interanual de sus ingresos del 7,1%, hasta los u$s625,7 millones. Lo cierto es que a pesar de haber logrado una facturación mayor, la firma no fue ajena a los avatares de la economía argentina.
Mariano Bosch, el CEO de la compañía, así lo plasmó en la memoria del último balance: “Las incertidumbres políticas y económicas en Argentina plantearon desafíos operativos. Específicamente después de las primarias de agosto pasado, el sentimiento del mercado cambió abruptamente y los precios relativos se ajustaron en consecuencia. En esta línea, nuestra última evaluación independiente de tierras agrícolas reflejó una reducción del 10% interanual para nuestras tierras agrícolas en Argentina. Sin embargo, el valor de nuestras tierras brasileñas y uruguayas no se modificó”.

Actualmente, la empresa tiene un total de 225.631 hectáreas agrícolas valuadas en u$s716,7 millones y por la caída de los valores de los campos locales, esta cifra sufrió una reducción del 8,7% respecto al año anterior.

Lo cierto es que Adeacogro tiene diversas unidades de negocios que van desde la producción de caña de azúcar y etanol, pasando por la explotación agrícola tradicional -trigo, maíz y soja-, sumado al negocio arrocero con su marca Molinos Ala con la que incluso llega a la góndola con productos con valor agregado, hasta el segmento lácteo donde produce y procesa leche que exporta y comercializa en el mercado interno con las marcas Las Tres Niñas y Apóstoles. De esta manera logra reducir riesgos ante la alta volatilidad de precios y mercado que presenta el negocio agroindustrial en el país.

También con el foco puesto en la Argentina la firma fue cautiva de las cambiantes reglas de juego; por el caso de la reimposición de retenciones a la exportación de arroz, lo mismo que sucedió con el maíz y el trigo y eso también se reflejó en sus resultados. Según detalla, la mayor eficiencia productiva fue clave porque logró compensar la caída de los precios internacionales y el incremento de los impuestos a las exportaciones.

Por otra parte, el capítulo positivo es su desempeño en el segmento lácteo, luego de la compra de dos plantas a la cooperativa láctea SanCor. Aquí la producción de leche alcanzó 87,1 millones de litros durante los primeros meses de este año, lo que representa 13,6 millones o 18,6% más en comparación con el mismo período del año pasado.

Este aumento es atribuible al aumento del 19,9% de su rebaño de vacas lecheras, ya que actualmente están poniendo operativo su tercer tambo de alta tecnología y gracias a este factor poco más del 65% de la leche que procesan es de producción propia.

Fuente: ámbito.-
MÁS NOTICIAS SOBRE: