Argentina
5 marzo, 2020

Fue Adrián Kaufmann, hombre de Arcor y expresidente de la entidad fabril, el que escuchó la recriminación del funcionario en ese momento y se la comunicó al hombre del sector azucarero.

«Voy a ser implacable», advirtió Alberto Fernández. No lo dijo en cualquier escenario, sino en el Hotel Alvear, rodeado de los empresarios más importantes del país. En la mesa de la Unión Industrial Argentina (UIA) se miraron unos a otros y comenzaron a preguntarse a quién apuntaba la advertencia del Presidente. En medio de la desorientación, también en esa mesa, fue el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas , quien despejó la duda.

Según pudo reconstruir LA NACION de fuentes empresariales y oficiales que estuvieron presentes, el ministro aseguró frente a la cúpula fabril que el Presidente se refería a Ledesma, que en esa mesa tenía la representación de Eduardo Nougués, director de Asuntos Institucionales y Legales de esa firma, y actual vicepresidente regional de la UIA. Fue Adrián Kaufmann, hombre de Arcor y expresidente de la entidad fabril, el que escuchó la recriminación del funcionario en ese momento y se la comunicó al hombre del sector azucarero.

«Es para vos», sugirió Kulfas mientras miraba a Nougués en medio del discurso oficial, según contaron los testigos. El enojo oficial con Ledesma tiene un motivo que se conecta con las palabras del Presidente. Mientras Fernández habló de ser «inflexible» con la suba de precios, la industria azucarera había sido la única que le dijo que no a la Secretaria de Comercio Interior, Paula Español, al conformar la canasta del nuevo Precios Cuidados. Según fuentes oficiales, «el azúcar había aumentado 100% y buscaban otra suba de 20%».

En el sector indicaron que se le hizo una oferta al Gobierno para formar parte del programa, pero que la rebaja que el Ministerio de Desarrollo Productivo quería era «inviable». Eso dejó al azúcar afuera del plan oficial. Ledesma, la firma más importante del sector, representa el 17% del mercado masivo y es la marca más representativa. El principal desarrollo de los ingenios azucareros está en Tucumán, tierra de Luis Manzur, hombre cercano al Presidente.

En el sector empresarial ayer hicieron la lectura política del episodio. «Esto no tiene que ver con el precio. Es simbólico. No quieren que les digan que no. Es disciplinamiento», dijeron..

«No es posible que los precios sigan subiendo; eso debe parar porque no tiene lógica y vamos a ser inflexibles», aseguró Fernández en el almuerzo organizado por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp). «En esto quiero serles franco: voy a ser implacable porque no estoy defendiendo un Gobierno, estoy defendiendo a la Argentina. Estoy defendiendo a los consumidores. Eso tiene que parar. Y tiene que parar fundamentalmente porque no tiene lógica que los precios sigan subiendo. Vamos a ser inflexibles con este tema», cerró.

MÁS NOTICIAS SOBRE: 

REALIZÁ UN COMENTARIO


*

COMENTARIOS