Argentina
28 noviembre, 2019

En su pedido de concurso preventivo, informó que tiene 800 acreedores y activos que rozan los cinco mil millones de pesos. Admitió que el mayor perjuicio lo provocó el plan de bioetanol del exministro Aranguren.

El molino José Minetti y Cía declaró un pasivo de más de 4.135 millones de pesos, en el marco de la presentación ante la Justicia del pedido de apertura de concurso preventivo de acreedores.

En este marco, precisó enfrentar una situación crítica con más de 800 acreedores y con activos por 4.941 millones de pesos.

La compañía, con ingenios azucareros en Tucumán y con una planta harinera al sur de Córdoba capital, entró en crisis a fines del año pasado, marco en el que lleva despedidos a 150 empleados.

Semanas atrás, la empresa pidió la apertura del concurso preventivo; a inicios de esta semana presentó ante la Justicia los fundamentos, en los que apuntó como causa su ingreso al programa de producción de bioetanol que impulsó Juan Aranguren, exministro de Energía de la Nación.

Precios retrasados

José Minetti y Cía elabora tres productos: su molino en Córdoba hace harinas, mientras que en Tucumán elabora azúcar, con marcas como Fronterita y Bella Vista, y bioetanol de caña de azúcar, con dos destilerías de la firma Fronterita Energía (Fesa), con capacidad para 200 mil litros diarios.

Según la presentación elaborada por el estudio Aznar-Villada-Aznar y Asociados, mientras que los precios de la harina y del azúcar dependen de la oferta y demanda de ambos mercados, el valor del bioetanol lo fija el Estado.

En 2016, el Ministerio de Energía puso en marcha el Régimen de Regulación y Promoción para la Producción y Uso Sustentables de Biocombustibles, a través de la resolución 37/16, que fijó como obligatorio el corte de las naftas con 12 por ciento de bioetanol y asignó los cupos por empresas. En el caso de Fesa, debía producir 32 millones de litros anuales.

La compañía apuntó a los biocombustibles, para lo cual incrementó su capacidad de molienda, modernizó sus calderas, montó una nueva destilería y construyó una anhidradora de última generación, en función de las seguridades que ofrecían la ley de biocombustibles y las resoluciones de la cartera liderada por Aranguren.

Pero luego cambiaron las condiciones. La tasa de interés empezó a subir. Además, según indicó la compañía en su presentación judicial, el Ministerio de Economía “nunca dio el precio prometido ni obligó a las petroleras a cumplir con comprar sus cupos”.

Así, por ejemplo, entre abril de 2017 y junio de este año, el precio de la nafta subió 133 por ciento, mientras que el del bioetanol se elevó 65 por ciento, lo que generó una transferencia de recursos desde el sector azucarero a la industria petrolera. A esto la compañía sumó que la cartera energética no controló que las petroleras retiraran el bioetanol producido “a pesar de los continuos reclamos de los productores”, lo que obligó a la empresa a venderlo en forma directa a precios más bajos que los oficiales.

La crisis en la que entró la firma se profundizó cuando la planta en Córdoba fue ocupada por los trabajadores en noviembre del año pasado por conflictos laborales que incluyeron desde retrasos en el pago de salarios hasta despidos.

Si bien desde la Unión Obrera Molinera Argentina aseguran que la toma se levantó a fines de agosto, la empresa reclama el total retiro del gremio y de agrupaciones políticas que lo acompañan.

En el marco del concurso preventivo, la empresa advirtió que el molino cerrará en forma “temporal” para su adecuación.

En caída: Los números de la crisis

$ 4.135 M. El pasivo de José Minetti y Cía superó los 4.135 millones de pesos, con un activo de 4.941 millones de pesos.

800. La firma contabilizó 800 acreedores. Si se aprueba el concurso preventivo, entrarán en el proceso para el cobro.

150. son los despidos, principalmente concentrados en el molino harinero de Córdoba. La firma está en conflicto con la Unión Obrera Molinera.

Fuente: La Voz.-

MÁS NOTICIAS SOBRE: 

REALIZÁ UN COMENTARIO


*

COMENTARIOS