Argentina
27 noviembre, 2019

El interbloque del PJ votaría favorablemente en general pero se abstendría en algunos artículos.

La Cámara de Diputados dio media sanción la semana que pasó a un proyecto para modificar la ley 11.273 que regula el uso de agroquímicos en plantaciones y cultivos, con afectación en zonas urbanas o habitadas, tanto por vía terrestre como aérea. Después de los intentos infructuosos de los últimos años de tratar el tabú de hacer compatible los sistemas de producción con la salud humana y el ambiente el diputado, Leandro Busatto, abrió la ronda de exposiciones para anunciar que el interbloque del PJ votaría favorablemente en general pero se abstendría de hacerlo en los artículos que regulan las distancias entre las áreas habitadas y la línea a partir de la cual se permite fumigar.

A Busatto lo siguió en la palabra, el radical Santiago Mascheroni. «El objetivo a perseguir es preservar la salud humana y el entorno consensuando con sistemas de producción. La comisión buscó compatibilizar entre proyecto laxos y muy restrictivos. Buscamos incorporar elementos novedosos que quizás más allá de las posiciones antagónicas el eje no sea discutir la cantidad de metros sino que por primera vez una actividad antrópica tan importante y de alto impacto como la agrícola y pecuaria no pueden estar exenta de una regulación».

Luego de repasar la normativa resaltó la de 1995, que fijó tres mil metros de exclusión para la aspersión aérea. Por otro lado, la Justicia en la provincia paulatinamente por reclamo de vecinos y organizaciones ambientalistas se fue involucrando y empezó a mirar de cerca la problemática. El caso más emblemático fue una cautelar en San Jorge contra el municipio que luego fue ratificada en primera y segunda instancia y que fijó 800 metros de prohibición.

La modificación no habla sólo de fitosanitarios sino también fertilizantes y otros productos que antes no se tenían como materiales dignos de ser vigilados. El tema más complicado está dado por el artículo 33 que es el que plantea las distancias.

La modificación mantiene la distancia de tres mil metros para la aeroaplicación y llegar a una barrera máxima hacia adentro de dos mil. Hoy está en 500. Hay fallos, la Defensoría del Pueblo y todos coinciden que distancias menores a los mil metros son peligrosas.

Para la aplicación terrestre hoy se permiten desde los 500 metros y la ley prevé ahora una zona de amortiguación en caso de siembra directa sin uso de agroquímicos aunque eso reduzca los rindes. Se sube de 500 a 1000 metros el límite para usos de los fitosanitarios.

Tras el tratamiento en Diputados deberá abordarlo el Senado.

Fuente: La Capital

MÁS NOTICIAS SOBRE: 

REALIZÁ UN COMENTARIO


*

COMENTARIOS