Argentina
8 febrero, 2019

El Gobierno de Jujuy no resuelve aún, quien será el que conducirá los destinos de la fabrica azucarera. El grupo Budeguer es el más solvente de la corta lista de empresas que quieren quedarse con el histórico ingenio.

La falta de transparencia e irregularidades que se vienen presentando desde hace tres años, cuando se iniciaron las gestiones para la venta del Ingenio La Esperanza, no se detienen.

Uno de los pedidos reiterados por parte de quienes pertenecen y les interesa el destino del ingenio azucarero es un llamado a licitación para la venta del mismo, mecanismo que no se cumplió y que está estipulado en la Ley Nº24.522 de Concursos y Quiebras de la Nación.

Tras la fallida compra, que había sido anunciada como concretada, del grupo inversor Omega Energy, apareció el grupo tucumano Budeguer. La oferta de los dueños de ingenio azucarero Leales ubicado en el “Jardín de la República” sería para quedarse con 20 mil de las 70 mil hectáreasque forman en completo al ingenio La Esperanza.

Ante estos idas y vueltas, donde los 617 trabajadores que quedaron aún no tienen un destino claro sobre su futuro, además con el gobierno usando las arcas del estado para seguir manteniendo el ingenio ramaleño, la presión por no haber seguido los pasos que marca la ley sigue aumentando. Lo cierto es que con tantos empleados, quizás no haya empresario que quiera quedarse con esta fabrica azucarera.

Hay una tendencia en la actual gestión de gobierno de crear varias empresas estatales, contrario al sentido general que hay en el mundo donde el estado debe atender, y muy bien, sus deberes básicos de salud, educación, seguridad, etc, y no meterse tanto en los negocios” explicó claramente a los micrófonos de Radio 2 el contador Juan Ljumberg.

Los errores del ejecutivo “nos cuestan a todos” agregó el ex ministro de Economía provincial. Además criticó la situación vivida en noviembre, cuando se confirmó el fracaso de la venta, sosteniendo que esto ocurrió “hasta pareciendo por caprichos o tozudez de mantener situaciones que son insostenibles”.

Reforzando lo que sostiene la ley Nº24.522, anteriormente nombrada, Ljumberg expresó que se tuvo que haber llamado a licitiación, pero que tendría que haber sido el Juez de la quiebra, Juan Pablo Calderón, quien lo haga.

“El poder ejecutivo invade otro poder del estado, haciendo cosas que no debe hacer. Incluso hay violaciones de normas constitucionales muy claras. El juez se deja invadir y también incumple sus deberes de funcionario público, porque delega funciones que son propias e indelegables” dijo contundentemente el ex funcionario.

La forma en la que se intenta realizar la venta no es “transparente” puntualizó, además de cerrar su diálogo alegando que “este gobierno enalzó la bandera de la transparencia pero en algunas acciones esta bandera queda arriada, no se la ve flamear”.

Fuente: Jujuyalmomento – Especial.-

MÁS NOTICIAS SOBRE: 

REALIZÁ UN COMENTARIO


*

COMENTARIOS