Tucumán
19 noviembre, 2019

Antonio Gómez, de 55 años, que cuidaba la casa de un campo en el este de la provincia, fue asesinado en un supuesto caso de robo.

Antonio Gómez de 55 años fue encontrado sin vida en el patio de un campo de La Marta, paraje ubicado a unos 15 kilómetros de El Chañar, en el este de la provincia. Tenía atadas las manos y lo habrían asfixiado. Hasta el cierre de esta edición, se sospechaba que lo habrían matado en un intento de robo. Si se confirma esta versión, se trataría del tercer homicidio en situación de robo que se produce en un mes en zonas rurales.

Según las primeras averiguaciones, el fallecido, que sería mecánico, se habría ofrecido a cuidar la casa a unos productores cañeros de la zona. Lo vieron por última vez a la noche. El viernes, a la siesta, los propietarios del campo regresaron al lugar y lo encontraron sin vida.

Personal de la División Homicidios, al mando de los comisarios Cristian Peralta y Diego Bernachi, y del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (Ecif), encabezado por Hugo Cabezas, al cierre de esta edición, continuaban analizando la escena del crimen bajo las órdenes de Ramón Soria de la fiscalía de Homicidios I.

Gómez era oriundo de Buenos Aires, pero desde hace varios años se había radicado en esa localidad. El propietario del campo le había pedido un mes atrás que se fuera a vivir con él, para no quedarse solo.

Los investigadores creen que desconocidos, al saber que el productor cañero no se encontraba, ingresaron a la casa a robar. Pero cuando lo hicieron, se encontraron con la víctima. Como los podría haber reconocido, decidieron acabar con su vida.

La casa donde se registró el hecho está en medio de los cañaverales. Su vecino más cercano se encuentra a por lo menos dos kilómetros de distancia. Los vecinos que se acercaron al lugar para enterarse de lo que había sucedido, relataron que desde diciembre pasado que se vienen produciendo robos en las casas de los productores. Según comentaron, la mayoría de ellos se produjeron cuando no había nadie en las casas.

Antecedentes y quejas

Este es el tercer crimen en situación de robo que se produce en las zonas rurales de la provincia en un mes. El martes 15 de octubre, Américo Ferreyra, de 75 años, que se dedicaba a la compra y venta de maquinaria agrícola, fue ultimado a balazos por una banda de asaltantes que ingresó a su propiedad de Río Colorado.

Supuestamente, los delincuentes habían recibido la información de que el comerciante había realizado una operación y fueron en busca del dinero. Sin embargo, el grupo de delincuentes ingresó a la casa del hijo de Ferreyra, quien murió cuando se levantó para ver qué estaba ocurriendo en lo de su heredero. La Policía y la Justicia siguen trabajando para dar con los autores del hecho que conmocionó a esa localidad.

A Ramón Antonio Herrera lo mataron dos jóvenes en una finca ubicada en Los Nogales, camino a Tafí Viejo el 28 de octubre. Primero le dispararon a menos de 20 centímetros de distancia en el pecho y, cuando estaba tendido en el suelo, lo remataron con otro tiro en la nuca para quitarle la moto que utilizaba para vigilar el lugar.

Por este hecho ya fueron detenidos los dos autores. Según la hipótesis que manejan la Justicia, los acusados se dirigían a otra finca a, supuestamente a robar un caballo. En el trayecto se toparon con el rondín, que les pidió que se fueran del lugar. Como se habrían negado a hacerlo, Herrera les tomó una foto con su celular y amenazó con denunciarlo. Los delincuentes, por esa razón, decidieron asesinarlo.

Por ese hecho, la Sociedad Rural de Tucumán, se reunió con funcionarios del gobierno. En el despacho de José Luis Fernández (ministro de Desarrollo Productivo) y Claudio Maley, titular del área de Seguridad. En el encuentro, le dijeron de su preocupación por los hechos de inseguridad que venían sufriendo.

Maley, según trascendió, durante la reunión se comprometió a incrementar los recursos a la división Delitos Rurales de la Policía.

Fuente: lagaceta.-

MÁS NOTICIAS SOBRE: 

REALIZÁ UN COMENTARIO


*

COMENTARIOS