Mundo
6 diciembre, 2018

La producción industrial brasileña avanzó un 0,2% en octubre en la comparación con septiembre, de acuerdo con los datos divulgados por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística. Este es el mejor resultado para octubre desde 2014.

La producción de bienes de capital y de bienes de consumo duraderos ayudó a la industria de Brasil a interrumpir tres meses de caída ya registrar crecimiento en octubre, pero por debajo de lo esperado, indicando un final de año desafiante.

La producción industrial brasileña avanzó un 0,2% en octubre en la comparación con septiembre, de acuerdo con los datos divulgados este martes por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Este es el mejor resultado para octubre desde 2014 (+0,6%), pero quedó muy por debajo de la expectativa de crecimiento del 1,2% en la encuesta de Reuters.

“Crecer el 0,2% interrumpe una secuencia de caída pero está lejos de representar una reversión en la trayectoria de la industria en los últimos meses”, afirmó el gerente de la investigación, André Macedo.

El lado positivo se quedó para las altas de industrias extractivas (3,1%), máquinas y equipos (8,8%), vehículos automotores, remolques y carrocerías (3,0%) y bebidas (8,6%). Pero pesaron las caídas en la producción de productos alimenticios (-2,0%), metalurgia (-3,7%) y coque (-1,2%).

En relación al mismo mes de 2017, la producción presentó una ganancia del 1,1%, frente a una expectativa de alza del 2,3%.

Los datos del IBGE mostraron que, en el mes, la producción de Bienes de Capital, una medida de inversión, aumentó un 1,5% sobre septiembre, mientras que la de Bienes de Consumo Durables subió un 4,4%, apalancada por automóviles.

Por otro lado, la fabricación de Bienes Intermediarios retrocedió un 0,3% en el mes, mientras que la de Bienes de Consumo Semindurables y no Durables cayó un 0,2%. Ambas categorías representan alrededor del 80% de la producción industrial.

Entre las ramas investigadas, el lado positivo se quedó para las altas de industrias extractivas (3,1%), máquinas y equipos (8,8%), vehículos automotores, remolques y carrocerías (3,0%) y bebidas (8,6%).

Pero pesaron las caídas en la producción de productos alimenticios (-2,0%), metalurgia (-3,7%) y coque, productos derivados del petróleo y biocombustibles (-1,2%).

“En el caso de los alimentos hay un desplazamiento de la producción de caña este año para producción de alcohol y menos producción de azúcar”, explicó Macedo.

De acuerdo con los datos del Producto Interno Bruto (PIB) divulgados por el IBGE la semana pasada, la industria presentó en el tercer trimestre crecimiento del 0,4% sobre los tres meses anteriores.

“En 2018, la expansión es positiva pero en desacelación. “Hubo impacto político electoral que afectó el apetito de los empresarios por inversiones y, combinado a ello, el mercado doméstico todavía tiene un gran contingente de trabajadores desempleados”, afirmó Macedo.

“2018 es un año que no recuperó las pérdidas como se esperaba”, agregó el gerente de la investigación, recordando que la industria cerró el año pasado con un crecimiento del 2,6% tras tres años consecutivos de caída.

La última encuesta realizada por el Banco Central con un centenar de economistas apunta que la expectativa es de un crecimiento de la industria este año del 2,16%, con el PIB expandiendo el 1,32%.

Fuente: Reuters.-

MÁS NOTICIAS SOBRE: 

REALIZÁ UN COMENTARIO


*

COMENTARIOS