Mundo
21 noviembre, 2019

De un sexenio a otro se han elevado los subsidios de manera estratosférica, explicaron representantes de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas.

“Somos más necios que el presidente (…) No nos vamos a quitar”, fue la respuesta que dio el secretario general de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), Álvaro López Ríos, ante el llamado de los diputados para que desalojen los accesos de San Lázaro.

Al llegar al hotel donde se están llevando a cabo las reuniones con representantes de la Junta de Coordinación Política y de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, debido a que todavía no hay acceso a la Cámara de Diputados por los bloqueos de manifestantes, comentó que no está de acuerdo con la manera en la que el gobierno actual quiere apoyar a los productores del campo.

“Es un esquema de financiamiento que ya se aplica y que en el pasado era viable porque había tasas de interés de 6.5% para mujeres y 7% para pequeños productores; pero, actualmente, las tasas de interés de la financiera (nacional de desarrollo rural) están en 16 por ciento. Es decir, de un sexenio a otro han elevado las tasas de manera estratosférica y esto hace inviable cualquier programa”.

A su parecer, el nuevo modelo económico que quiere establecer la administración de Andrés Manuel López Obrador, en el que se busca eliminar los subsidios y dar el beneficio de manera directa a los productores, “es una salida falsa y poco seria de los diputados”.

“Nos sentimos defraudados por alguien que prometió que las cosas cambiarían, pero cambiaron en retroceso, lo cual es lamentable porque fuimos y participamos en la decisión de hacer ganar un proyecto y hoy nos dan la espalda, cuando el campo fue uno de los más afectados por las políticas neoliberales”.

Insistió en que lo que buscan no es que vuelva el fondo moche, como ha estado acusando el presidente Andrés Manuel López Obrador, sino que se den apoyos al campo.

“Nosotros nos presentamos ante la fiscalía el 7 de agosto para que se nos creen carpetas de investigación y si tenemos delitos cometidos en el ejercicio de nuestro cargo, vamos a dar la cara”.

Piden menos burocracia para finagro

En su momento, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara Baja, Alfonso Ramírez Cuéllar, dijo que el apoyo para el financiamiento del campo ya no se hará por la vía de los subsidios, sino a través de una nueva sociedad nacional de crédito que se denominará Financiera Nacional Agropecuaria (Finagro).

“En términos concretos es una banca agrícola que va a concentrar todo lo que tiene que ver con la contratación de coberturas, con el financiamiento y el apoyo en materia de seguros. También ahí se establecerán todas las líneas para financiar capital de riesgo y capital semilla”, expuso el diputado federal.

Al respecto, López Ríos comentó que, si bien es una buena medida, debe venir acompañada de una importante reducción en la burocracia y con tasas preferenciales combinadas con políticas de subsidio de parte de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural y de otras áreas.

Aseguró que, desde un inicio, la UNTA pugnó para que Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (Fira) y Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero se convirtieran en una sola institución, destacó que no había la necesidad de que existieran Agroasemex y Fideicomiso de Riesgo Compartido (Firco) por separado.

“Es una medida buena, pero si se hace con toda la carga burocrática y elevando las tasas de interés para pequeños productores, va a ser inviable que tengamos acceso al crédito”.

El líder aseguró que mantendrán bloqueados los accesos en el Palacio Legislativo en tanto los diputados no mejoren los recursos para el campo; mientras que el diputado Ramírez Cuéllar afirmó que lograrán un acuerdo.

“Sí vamos a encontrar una solución. El diálogo ha sido permanente y sobre esa base estamos asignando los recursos (…) hay mucha aceptación, siempre se ha peleado porque en México exista una banca agrícola”.

De acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2020, la  Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural tendrá recursos por 46,253.10 millones de pesos, lo que significará una reducción de 31.4%, respecto a lo que se le aprobó en el 2019.

El programa que más reasignaciones presupuestarias ha percibido hasta el momento es el de Sembrando vida con un total de 3,369 millones de pesos, con lo que tendrá un presupuesto para el 2020 por 28,500 millones de pesos.

Fuente: El Economista.-

MÁS NOTICIAS SOBRE: 

REALIZÁ UN COMENTARIO


*

COMENTARIOS