Argentina
21 marzo, 2019

Diego Ruiz, propietario de la centenaria fabrica aseguró que “el 1 de febrero comenzamos toda la reparación del ingenio, que venía con una desinversión muy grande en los últimos tres años”.

Los propietarios del Ingenio San Isidro manifestaron su satisfacción por normalización de las actividades que desarrolla la firma, luego de haber atravesado por numerosos conflictos en buena parte del año pasado, hasta que compraron el lugar. Al respecto, uno de los dueños de la corporación, Diego Ruíz, comentó que “este año estamos con una inversión de dos millones de dólares en la parte industrial”.

Ruíz confesó que los accionistas y los trabajadores están “mucho mas tranquilos” ante este nuevo panorama. “El 1 de febrero comenzamos toda la reparación del ingenio, que venía con una desinversión muy grande en los últimos tres años”, comentó el propietario, quien además señaló que en ese lapso no se ha habían realizado “inversiones, ni en la parte industrial, ni en la parte agrícola”. “El dueño anterior no había comprado nada en los últimos dos años , y si no tomábamos la decisión de hacerlo este año, el ingenio no iba a moler”, admitió.

Respecto a ello dijo que por esa falta de inversión y renovación se ha producido una caída en el avenimiento de la caña que les causa un perjuicio en la cantidad de caña propia que tenía el ingenio para poder moler, dependiendo cada vez mas de terceros, de cañeros independientes que el año pasado por la misma situación que tuvo el ingenio, que estuvo parado todo el año, los cañeros que eran habituales esa empresa, ante la situación de no saber si se molería o no, tuvieron que hacer compromiso con otros ingenios de la zona. Esto les habría costado, porque al hacer un compromiso, ellos no lo hacen solo por un año sino por dos o tres años. “Nos está costando pero estimamos que este año la intención nuestra es moler mínimo 400 mil toneladas y un techo de 500 mil toneladas” aseguró.

En cuanto a la planificación de las labores que se llevarán adelante en el predio, Ruíz comentó que empezarán a moler “en la última semana de mayo, primera semana de junio”. Además, mencionó que cuentan con “un plan de inversión en la parte agrícola para ir renovando los cañaverales”. “No lo pudimos hacer por una cuestión de tiempo, pero en septiembre comenzamos con la renovación de la caña”, informó el accionista, quien agregó que “cada cinco años hay que replantarla, y esta gente (los anteriores dueños) no lo hicieron y la renovación venía muy atrasada”, lo que provocó gastos innecesarios para la actual compañía.

Consultado por la zafra, el empresario afirmó que “313 empleados” desempeñarán las tareas relacionadas en este proceso. Además, indicó que esta cifra aglutina “la misma cantidad del año pasado”. Asimismo, formuló que la firma actualmente emplea “entre 100 y 120 personas, sin tener en cuenta los contratados”, quienes se desempeñan en “la parte de riego, la parte industrial, destilería y administración”.

Acerca de los conflictos que el Ingenio San Isidro mantuvo con los representantes sindicales de los trabajadores, Ruiz desmintió que los nuevos dueños les hayan sugerido a los empleados que no se adhieran a los gremios: “No es una cuestión que nos ataña a nosotros, es una decisión de ellos mismos”. Igualmente, confirmó que ha sido testigo de “las denuncias y amenazas“. “Era una situación normal y corriente, anteriormente el gremio se manejaba de una manera muy particular, ya que al empelado que no le respondía lo amenazaban y no tenía la misma condiciones que quienes eran del grupo que manejaba el sindicato”, describió.

Finalmente sobre la relación con la gente de la zona y la reactivación de las economías regionales, Ruíz dijo “nosotros hicimos un sacrifico muy grande en la compra del ingenio, en la recuperación del ingenio, de la misma manera nos sentimos muy acompañado por la gente en el trabajo, tuvimos asistencia en todos los días que el año pasado molimos hasta el 24 de diciembre, no pudimos seguir moliendo por el tema del clima. Nosotros cuando compramos el ingenio, lo compramos con la decisión de quedarnos para siempre en la zona, por es que estamos con un compromiso no solo con nuestros empelados sino también con la sociedad, del pueblo de Campo Santo”. A esto el empresario agregó “iniciamos diferente tipos de acciones sociales que van acompañando al pueblo, creamos una escuela de fútbol, en la que participan más de 120 chicos de todos los pueblos de la vuelta, ayudamos a varias instituciones porque el compromiso nuestro es por un largo tiempo, no es algo de que nos vamos la semana que viene y l gente está muy pero muy contenta, eso es lo que nos manifiestan a nosotros” finalizó.

Fuente: El Intransigente.-

MÁS NOTICIAS SOBRE: 

REALIZÁ UN COMENTARIO


*

COMENTARIOS