Argentina
18 marzo, 2019

Se hará entre el 31 de agosto y el 8 de septiembre Está confirmada la asistencia de representantes de 80 países y de más de 70 empresas del mundo.

Tucumán será la sede principal del Congreso Internacional de la Caña de Azúcar, que se hará entre el 31 de agosto y el 8 de septiembre Está confirmada la asistencia de representantes de 80 países y de más de 70 empresas del mundo.

Tucumán será el epicentro del evento más importante que se hace en el mundo en materia de ciencia y técnica relacionado con la industria cañera. Científicos, tecnólogos, empresas e instituciones comprometidas con el progreso de la agroindustria de 80 países visitarán la provincia entre fines de agosto y septiembre, para participar del Congreso Internacional de la Caña de Azúcar. Será la primera vez que este evento se lleve a cabo en la Argentina en sus 30 ediciones.

El congreso se realiza cada tres años y está organizado por la Sociedad Internacional de Tecnólogos de la Caña de Azúcar (Issct). Esta será una excelente oportunidad para consolidar la identidad agroindustrial a nivel nacional y la actividad sucro-alcoholera a nivel regional, según estimó Jorge Scandaliaris, presidente del comité organizador.

“Este congreso brinda la posibilidad de que científicos de todo el mundo puedan exponer sus resultados. El gran objetivo es una puesta al día de esos avances, y también tiene algo muy importante: empresas de avanzada en el mundo en materia tecnológica y de equipamientos, tanto agrícola como industrial, vendrán a Tucumán a mostrar sus frutos y sus desarrollos tecnológico”, dijo el ingeniero agrónomo.

Argentina ganó la postulación tres años atrás, durante el congreso celebrado en 2016 en Tailandia. Desde ese momento el comité viene trabajando y poniendo a punto la sede de la Sociedad Rural de Tucumán (SRT), donde se desarrollará el evento. Se estima que unos 2.000 especialistas del mundo vendrán al país para participar de las actividades que se realizarán entre el 31 agosto hasta el 8 septiembre.

“El congreso es una apuesta a futuro, porque lo que se quiere hacer a través del congreso es despertar la inquietud de pensar cuál es el futuro de la agroindustria surco-energética en la región del noroeste”, agregó Scandaliaris.

El presidente del comité organizador indicó que, en general, se conoce los aportes de la caña de azúcar a la vida cotidiana desde la faceta alimenticia. No obstante, destacó que la planta cuenta con una biomasa muy eficiente en manera energética que la transforma en un artículo de “alto valor para el futuro de la humanidad”. En ese sentido, ponderó a los productos bioenergéticos por encima de los hidrocarburos, que impactan de manera negativa en el medio ambiente. “Los productos bioenergéticos, entre los cuales se cuenta como materia importante la caña de azúcar, tienen un balance que no es negativo como los hidrocarburos. Entonces la tendencia es que en las próximas décadas, el mundo entero, vaya tratando de aprovechar fuentes alternativas”, explicó el ingeniero.

El titular del comité organizador expresó que el congreso es una oportunidad para sostener el crecimiento y aprovechamiento de la caña de azúcar, en especial como fuente de energía. “En ese sentido la caña tiene un rol importante por cubrir. Instalar dentro del del congreso el gran potencial, la gran oportunidad que tiene el sector surco-energético de la región del país para transformarse en productores, brindar soluciones a Argentina y también para exportar al mundo. Es un verdadero desafío que tenemos: ir pensando cómo armamos sistemas productivos sólidos y sustentables que permita generar no solo trabajo, sino también divisas para el país y soluciones para el mercado interno”, consideró.

Scandaliaris recordó que la faceta más conocida de la caña desde hace siglos es por el rol alimenticio que cumple a través del azúcar. Según destacó, el desafío ahora es que el producto se desarrolle y sea tenido en cuenta cada vez más como generador de energía eléctrica o para movilizar los motores de los vehículos a través del bioetanol.

“Hay ejemplos muy contundentes: hay países como en Guatemala donde el 25% de la energía que necesita el país lo genera la industria azucarera. Si en los próximos años nosotros tenemos la visión de mejorar, vamos a necesitar más energía. Y hoy en día el país no está en condiciones de hacer un nuevo Yacyretá, es una inversión muy grande a largo plazo. La industria azucarera bien podría, a través de un plan consensuado con dirigencia política y empresarios, generar esa energía eléctrica que estamos necesitando. Todo eso se puede pensar, desarrollar y poner en marcha, y eso es realmente importante para región. La del NOA no es una región que tenga todas las posibilidades de desarrollo que tiene la Pampa Húmeda, cerca del puerto. Hay que generar condiciones de emprender nuevos sistemas productivos que realmente le den valor y posibilidad de crecimiento económico y social a la región”, agregó.

Compromiso colectivo

Scandaliaris, por último, insistió con que toda la sociedad y todos los organismos deben comprometerse porque por detrás puede estar un la posibilidad de desarrollo que necesita Tucumán. “Todos los factores deben estar involucrados: productivos, políticos, la prensa, porque es una oportunidad importante para generar mejores condiciones para la provincia. Ese ese el objetivo final. Hoy en día la ciencia y la técnica es un eslabón muy importante, decisivo para darle competitividad al sector y queremos que esto se aproveche. Y cuando se aproveche, los beneficiados son mayores impacto social, bienestar, mano de obra. Este congreso en última instancia tiene eso. Que esto sirva como disparador para generar mejores condiciones para continuar el desarrollo de la agroindustria”, consideró el encargado del congreso.

 Fuente: La Gaceta
MÁS NOTICIAS SOBRE: 

REALIZÁ UN COMENTARIO


*

COMENTARIOS