Mundo
11 marzo, 2019

En 2015, la UNICA y la Asociación Brasileña de los Comercializadores de Energía (ABRACEEL) celebraron la firma de un Acuerdo de Cooperación relativo al Programa de Certificación de la Bioelectricidad, iniciativa pionera en Brasil con foco específico en la bioelectricidad sucroenergética.

La Unión de la Industria de Caña de Azúcar (UNICA) y la Cámara de Comercialización de Energía Eléctrica (CCEE) lanzaron el Sello Energía Verde, que, mediante un acuerdo de cooperación entre las dos instituciones, certificará empresas productoras y consumidoras de una energía limpia y renovable.

Los primeros sellos, entregados en ceremonia realizada en la sede de UNICA en São Paulo, contemplaron, en la categoría de consumidores, a las empresas Duratex y Unilever, que adquieren energía generada por biomasa de caña de azúcar comercializada en el mercado libre de energía eléctrica. Entre los productores, recibieron la certificación Adecoagro, Alta Mogiana, Guaraní (Grupo Tereos), Noble, Raízen, San Martín y Zilor.

La creación del Sello Energía Verde representa la entrada en vigor del Programa de Certificación de la Bioelectricidad, que permitirá el intercambio de informaciones entre UNICA y CCEE para la confirmación sobre el origen contractual de la energía comercializada por las usinas movidas a la biomasa de caña en el mercado libre de energía .

En el lado de los consumidores, se certifican aquellos que tienen al menos el 20% de la energía eléctrica consumida adquirida junto a las plantas de biomasa de caña de azúcar, entre otras directrices. Las plantas generadoras de bioelectricidad pueden recibir el Sello Energía Verde desde que cumplan con criterios de sostenibilidad y requisitos de eficiencia energética, además de otras directrices también.

En 2015, la UNICA y la Asociación Brasileña de los Comercializadores de Energía (ABRACEEL) celebraron la firma de un Acuerdo de Cooperación relativo al Programa de Certificación de la Bioelectricidad, iniciativa pionera en Brasil con foco específico en la bioelectricidad sucroenergética.

En la práctica, este nuevo término de adhesión, firmado durante un evento abierto al público en la sede de la UNICA, ampliará la concesión del Sello Energía Verde a consumidores que adquieran, en el Ambiente de Contratación Libre (ACL), energía eléctrica de cualquiera de las más de 60 empresas afiliadas a Abraceel, cuyas compañías representan el 98% de la energía transacción por las comercializadoras en Brasil.

En 2014, se produjeron 20.815 mil gigavatios / hora (GWh), de energía eléctrica proveniente de la fuente biomasa, un 20% por encima de lo realizado en 2013. Esa cantidad sería capaz de abastecer 11 millones de hogares o equivalente al 52% de la energía que se producirá por Belo Monte, a partir de 2019. Además, sin el uso de la biomasa en la matriz eléctrica brasileña, el nivel de emisiones de CO2 en la atmósfera sería un 24% mayor.

Sin embargo, la bioelectricidad puede ir más allá.

“Con el pleno uso energético de la biomasa de la caña, el potencial técnico de esa fuente podría llegar a 20 mil MW medios hasta 2023, lo que corresponde a la energía producida por dos usinas Itaipú. Y, desde luego, este programa de certificación ayudará a tomar ventaja de aumentar su potencial”, dijo Elizabeth Farina, presidente de UNICA durante la ceremonia de lanzamiento de la Energía Sello Verde en enero de 2015.

Fuente: UNICA.-

MÁS NOTICIAS SOBRE: 

REALIZÁ UN COMENTARIO


*

COMENTARIOS